Locutores profesionales: qué son, cómo se forman y por qué los necesitas

¿Alguna vez has escuchado una voz que te ha cautivado, que te ha transmitido confianza, emoción o credibilidad? Seguramente esa voz pertenece a un locutor profesional, un experto en comunicar con su voz un mensaje, una idea o una historia.

Los locutores profesionales son personas que han desarrollado su habilidad vocal y su técnica de locución para adaptarse a diferentes tipos de proyectos, como anuncios, vídeos, podcasts, audiolibros, documentales, videojuegos o doblaje.

En este artículo te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre los locutores profesionales: qué son, cómo se forman, qué tipos hay, qué ventajas tienen y cómo puedes contratarlos para tus proyectos.

¿Qué es un locutor profesional?

Un locutor profesional es una persona que utiliza su voz como herramienta de trabajo para comunicar un mensaje de forma efectiva, persuasiva y atractiva.

Un locutor profesional no solo tiene una voz bonita o agradable, sino que sabe cómo modularla, proyectarla, articularla y expresarla según el objetivo, el tono y el estilo del proyecto.

Un locutor profesional también tiene conocimientos sobre el lenguaje, la dicción, la interpretación, la respiración, la entonación y el ritmo. Además, tiene que estar al día de las tendencias, las novedades y las demandas del mercado.

Un locutor profesional puede trabajar en diferentes ámbitos, como la radio, la televisión, el cine, el teatro, la publicidad, el marketing, la educación, la cultura o el entretenimiento.

¿Cómo se forma un locutor profesional?

Para ser un locutor profesional no basta con tener una voz natural o innata, sino que hay que formarse y entrenarse de forma continua.

Existen diferentes opciones para formarse como locutor profesional, como cursos, talleres, escuelas, academias o universidades. Algunos de los contenidos que se suelen impartir son:

  • Técnicas de voz: cómo cuidar, calentar, relajar y mejorar la voz.
  • Técnicas de locución: cómo pronunciar, articular, modular, proyectar y expresar la voz.
  • Técnicas de interpretación: cómo transmitir emociones, sensaciones y actitudes con la voz.
  • Técnicas de edición: cómo grabar, editar, mezclar y optimizar el audio.
  • Técnicas de marketing: cómo crear un portfolio, una demo, un currículum y una marca personal.

Además de la formación teórica y práctica, un locutor profesional tiene que practicar y ejercitar su voz de forma regular, así como estar al tanto de las novedades, las oportunidades y las exigencias del sector.

¿Qué tipos de locutores profesionales hay?

Los locutores profesionales se pueden clasificar según diferentes criterios, como el género, el idioma, el acento, el registro, el timbre o el tono de la voz.

Sin embargo, una forma más habitual de clasificarlos es según el tipo de proyecto o servicio que realizan. Algunos de los tipos más comunes son:

  • Locutores de publicidad: son los que ponen voz a los anuncios de radio, televisión, internet o medios impresos. Su objetivo es persuadir, informar o entretener al público sobre un producto, una marca o una idea.
  • Locutores de vídeo: son los que ponen voz a los vídeos corporativos, institucionales, educativos, formativos, explicativos o promocionales. Su objetivo es comunicar, enseñar o mostrar algo de forma clara, didáctica o atractiva.
  • Locutores de podcast: son los que ponen voz a los programas de audio que se distribuyen por internet. Su objetivo es compartir, debatir o divulgar un tema de interés, actualidad o entretenimiento.
  • Locutores de audiolibro: son los que ponen voz a los libros que se pueden escuchar en formato de audio. Su objetivo es narrar, contar o recrear una historia de forma amena, dinámica o emocionante.
  • Locutores de documental: son los que ponen voz a los reportajes, las investigaciones o las biografías que se basan en hechos reales. Su objetivo es informar, documentar o revelar algo de forma rigurosa, objetiva o impactante.
  • Locutores de videojuego: son los que ponen voz a los personajes, las narraciones o las instrucciones de los juegos electrónicos. Su objetivo es interactuar, ambientar o guiar al jugador de forma lúdica, inmersiva o desafiante.
  • Locutores de doblaje: son los que ponen voz a los actores, las actrices o las animaciones de las películas, las series o los dibujos animados. Su objetivo es adaptar, sincronizar o traducir el diálogo original de forma fiel, natural o creativa.

¿Qué ventajas tiene contratar a un locutor profesional?

Contratar a un locutor profesional tiene muchas ventajas, tanto para el cliente como para el proyecto. Algunas de las más importantes son:

  • Calidad: un locutor profesional garantiza un resultado de alta calidad, tanto en el aspecto técnico como en el artístico. Un locutor profesional sabe cómo grabar, editar y entregar el audio con la mejor calidad posible, así como cómo interpretar, modular y expresar el mensaje con la voz adecuada.
  • Profesionalidad: un locutor profesional ofrece un servicio profesional, tanto en el trato como en el cumplimiento. Un locutor profesional sabe cómo comunicarse, negociar y acordar con el cliente los detalles del proyecto, así como cómo respetar los plazos, las condiciones y las expectativas del mismo.
  • Versatilidad: un locutor profesional aporta versatilidad, tanto en el estilo como en el formato. Un locutor profesional sabe cómo adaptarse a diferentes tipos de proyectos, como publicidad, vídeo, podcast, audiolibro, documental, videojuego o doblaje, así como a diferentes formatos, como mp3, wav, aiff o ogg.
  • Originalidad: un locutor profesional ofrece originalidad, tanto en el contenido como en la forma. Un locutor profesional sabe cómo crear, innovar y sorprender con su voz, así como cómo diferenciarse, destacarse y posicionarse en el mercado.

¿Cómo contratar a un locutor profesional?

Contratar a un locutor profesional es muy fácil, gracias a las nuevas tecnologías y a las plataformas online que facilitan el proceso. Los pasos que hay que seguir son:

  • Buscar: el primer paso es buscar al locutor profesional que se ajuste a las necesidades del proyecto. Para ello, se puede recurrir a diferentes fuentes, como buscadores, redes sociales, blogs, podcasts, webs especializadas o agencias de locutores.
  • Escuchar: el segundo paso es escuchar las muestras de audio o las demos que el locutor profesional tiene disponibles. Para ello, se puede acceder a su portfolio, su página web, su canal de YouTube, su perfil de SoundCloud o su currículum.
  • Contactar: el tercer paso es contactar con el locutor profesional para solicitarle un presupuesto, una prueba o una propuesta. Para ello, se puede utilizar el correo electrónico, el teléfono, el WhatsApp, el Skype o el formulario de contacto.
  • Contratar: el cuarto paso es contratar al locutor profesional para que realice el trabajo. Para ello, se puede formalizar el acuerdo mediante un contrato, una factura o un pago online.
  • Recibir: el quinto paso es recibir el audio terminado y revisarlo. Para ello, se puede descargar el archivo, escucharlo, comprobarlo y aprobarlo o solicitar cambios.